La sociedad histórica y Arqueología de Senlis

Uno de los grandes atractivos de la ciudad francesa de Senlis, es el museo de arte y arqueología. Este fantástico museo, situado en pleno centro histórico de la ciudad, fue dispuesto en su actual ubicación  (el fantástico palacio episcopal xvideos de la ciudad) a mediados de los años sesenta del pasado siglo. ¿Qué podemos encontrar en este museo? Una enorme colección de obras de arte, elementos de artes decorativas y por supuesto, todo aquello que forma parte de la arqueología municipal.

Senlis

Historia del museo de Senlis

Tal y como sucedió durante la Ilustración francesa, el germen de esta institución redtube es la constitución de una sociedad científica, el Comité Arqueológico, en 1862. Este Comité, se atribuyó la labor de reunir todas las colecciones de tipo histórico y arqueológico, que hubiera dispersas por la ciudad en el edificio de Saint-Vincent. Tras organizar todas las donaciones webcam sexo que fueron llegando y los frutos de las excavaciones de la zona, los fondos son transferidos cinco años más tarde al palacio episcopal. Un cambio que no beneficio demasiado a esta recién nacida, puesto que los objetos se apiñaban en muy poco espacio, no existía ningún tipo de supervisión y multitud de ellos desparecieron sin dejar rastro.

Paralelamente, la ciudad de Senlis, también decide construir su propio museo. ¿Qué les empujó a hacerlo si ya tenían uno en la localidad? Según las fuentes youjizz documentales, la creación de un segundo museo estuvo motivada únicamente por motivos políticos. Al contar el Comité Arqueológico con miembros del clero entre sus integrantes, muchos de los habitantes de la ciudad se negaban a entregar sus donaciones. Es por eso, que el Ayuntamiento se convierte en una improvisada galería de arte temporal, hasta que youporn las colecciones se llevan a la capilla del Hospital de la Caridad.

Adiós al primer museo municipal

El gran desorden reinante en este lugar, provocó que las piezas que se consideraba que eran más interesantes, fueran  a parar a los fondos de la Sociedad Arqueológica. ¿Es esta la única razón que terminó con el museo? No ya que el espacio xxx de la capilla se acabó reduciendo tanto, que hubo de buscarse un nuevo lugar.

Un nuevo comienzo en la casa Haubergier     

Con este cambio, el museo dejó atrás el nombre de Comité arqueológico, pasando a adquirir el nombre por el que lo conocemos en nuestros días, la Sociedad de Historia y Arqueología de Senlis. Una nueva institución que se desliga de la influencia eclesiástica y se instala en el hotel Haubergier, durante casi dos décadas. Allí, la ingente colección de Senlis se repartió por las diferentes estancias, ordenándose de la siguiente forma: las lápidas antiguas en el patio al aire libre, los restos arqueológicos en la bodega, en la planta más baja del hotel, la biblioteca, algunas esculturas, grabados y pinturas. Y varias salas dedicadas a restos arqueológicos en la segunda planta.

Como es lógico, con la ocupación de los alemanes durante la II Guerra Mundial, los visitantes del museo cayeron en picado, reduciendo enormemente los ingresos económicos de la Sociedad. No es el único problema, ya que a pesar de esta terrible situación el dueño del hotel se negó a bajar el alquiler. Superado este gran bache, la ciudad se hace cargo de las colecciones, ubicándose el museo forma definitiva en el lugar que presenció su nacimiento, el antiguo palacio episcopal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *