Senlis, un conjunto histórico-artístico

Uno de las poblaciones más pintorescas de la región de Picardía, es Senlis. Esta bella ciudad de más de 15.000 habitantes, se encuentra resguardada por una enorme riqueza vegetal, guarda entre sus muros una enorme riqueza arqueológica que se remonta a la época romana.

Conocida en época del Imperio Romano con el nombre de Augustomagus (lo cual denota que su fundación fue realizada expresamente por mandato del líder supremo del Imperio), Senlis tuvo el gran honor, durante la Edad Media, de ser una de las sedes elegidas por los primeros reyes franceses, para regir el destino de sus súbditos. Una condición que se puede apreciar en la gran cantidad de edificios videos porno gratis que se han conservado de aquella floreciente época, tales como las casas de la ciudad antigua, las callejas estrechas e incluso las murallas en las que se mezclan paños de las viejos muros romanos y medievales.

senlis catedral

¿Por qué es tan importante Senlis?

Tal y como hemos dicho, la importancia de Senlis radica en que es uno de los lugares en los que mejor se pueden apreciar la evolución constructiva de una ciudad. Dada esta condición, el Gobierno francés decidió en 1962 declarar a  Senlis conjunto histórico-artístico para proteger su riqueza arquitectónica y natural. Una declaración, que tanto el ayuntamiento, como los habitantes del lugar llevan con orgullo, la cual ha hecho que todo el mundo haya tomado conciencia de la importancia que tiene poner en valor su patrimonio y de ayudar en lo posible en la restauración de los monumentos con más solera de la ciudad.

¿Qué podemos contemplar en Senlis?

Hay una enorme cantidad de lugares que podemos contemplar en Senlis, pero lo que  no podemos perdernos en nuestra primera visita a esta encantadora población es:

La magnífica Catedral de Notre-Dame, un impresionante edificio con una sola torre completamente terminada en su fachada, (de dimensiones más reducidas que otras catedrales con la misma advocación), construido entre los siglos XII y XIII.

La antigua biblioteca del cabildo de la catedral. Un coqueto edificio que se encuentra situado frente a la puerta norte de la Catedral de Notre-Dame, en  el que se puede ver una interesante mezcla de estilos arquitectónicos: muros de piedra en su base y una combinación de madera y ladrillo en su parte superior.

Las murallas construidas por los pobladores galos y posteriormente reforzadas por las tropas de los romanos. Es precisamente a estos últimos a los que pertenecen algunos de los restos más interesantes que podemos encontrar en el museo arqueológico de la ciudad, así como el fantástico anfiteatro, cuya figura todavía es posible vislumbrar.

La iglesia de Saint-Pierre, un fantástico edificio gótico, cuya fachada principal nos invita a penetrar a su interior por tres arcos de diferente altura, entre  los que destaca un apuntadísimo arco conopial, rodeado de una serie de molduras que forman figuras geométricas.

Otras construcciones que forman parte de este interesante conjunto arquitectónico son: el Castillo real y priorato Saint-Maurice, en el que somos testigos del gran poder del que gozó esta población en el medievo, la Capilla real Saint-Frambourg, en la que se encuentran enterrados algunos de los reyes más importantes de monarquía francesa de los siglos XII y XIII y por supuesto, el antiguo palacio episcopal, en el que el visitante tendrá la oportunidad de ver una enorme cantidad de objetos y obras de arte cedidas por los prominentes habitantes de Senlis.

La sociedad histórica y Arqueología de Senlis

Uno de los grandes atractivos de la ciudad francesa de Senlis, es el museo de arte y arqueología. Este fantástico museo, situado en pleno centro histórico de la ciudad, fue dispuesto en su actual ubicación  (el fantástico palacio episcopal xvideos de la ciudad) a mediados de los años sesenta del pasado siglo. ¿Qué podemos encontrar en este museo? Una enorme colección de obras de arte, elementos de artes decorativas y por supuesto, todo aquello que forma parte de la arqueología municipal.

Senlis

Historia del museo de Senlis

Tal y como sucedió durante la Ilustración francesa, el germen de esta institución redtube es la constitución de una sociedad científica, el Comité Arqueológico, en 1862. Este Comité, se atribuyó la labor de reunir todas las colecciones de tipo histórico y arqueológico, que hubiera dispersas por la ciudad en el edificio de Saint-Vincent. Tras organizar todas las donaciones webcam sexo que fueron llegando y los frutos de las excavaciones de la zona, los fondos son transferidos cinco años más tarde al palacio episcopal. Un cambio que no beneficio demasiado a esta recién nacida, puesto que los objetos se apiñaban en muy poco espacio, no existía ningún tipo de supervisión y multitud de ellos desparecieron sin dejar rastro.

Paralelamente, la ciudad de Senlis, también decide construir su propio museo. ¿Qué les empujó a hacerlo si ya tenían uno en la localidad? Según las fuentes youjizz documentales, la creación de un segundo museo estuvo motivada únicamente por motivos políticos. Al contar el Comité Arqueológico con miembros del clero entre sus integrantes, muchos de los habitantes de la ciudad se negaban a entregar sus donaciones. Es por eso, que el Ayuntamiento se convierte en una improvisada galería de arte temporal, hasta que youporn las colecciones se llevan a la capilla del Hospital de la Caridad.

Adiós al primer museo municipal

El gran desorden reinante en este lugar, provocó que las piezas que se consideraba que eran más interesantes, fueran  a parar a los fondos de la Sociedad Arqueológica. ¿Es esta la única razón que terminó con el museo? No ya que el espacio xxx de la capilla se acabó reduciendo tanto, que hubo de buscarse un nuevo lugar.

Un nuevo comienzo en la casa Haubergier     

Con este cambio, el museo dejó atrás el nombre de Comité arqueológico, pasando a adquirir el nombre por el que lo conocemos en nuestros días, la Sociedad de Historia y Arqueología de Senlis. Una nueva institución que se desliga de la influencia eclesiástica y se instala en el hotel Haubergier, durante casi dos décadas. Allí, la ingente colección de Senlis se repartió por las diferentes estancias, ordenándose de la siguiente forma: las lápidas antiguas en el patio al aire libre, los restos arqueológicos en la bodega, en la planta más baja del hotel, la biblioteca, algunas esculturas, grabados y pinturas. Y varias salas dedicadas a restos arqueológicos en la segunda planta.

Como es lógico, con la ocupación de los alemanes durante la II Guerra Mundial, los visitantes del museo cayeron en picado, reduciendo enormemente los ingresos económicos de la Sociedad. No es el único problema, ya que a pesar de esta terrible situación el dueño del hotel se negó a bajar el alquiler. Superado este gran bache, la ciudad se hace cargo de las colecciones, ubicándose el museo forma definitiva en el lugar que presenció su nacimiento, el antiguo palacio episcopal.